Mostrando entradas con la etiqueta dificultad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dificultad. Mostrar todas las entradas

jueves, 31 de agosto de 2017

Buenos días. Ignorancia



Si las cosas se ponen difíciles por nuestra ignorancia, hay que empezar a aprender. 

Buenos días.


sábado, 5 de septiembre de 2015

sábado, 7 de junio de 2014

Buenos días. Lo difícil




Ser libre, en el fondo, no es tan difícil. Lo difícil es que te dejen ser libre. Buenos días.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Elegancia 109




La persona elegante sabe que todo suele ser difícil, porque sólo se acierta de una manera, pero se puede fallar de muchas.

viernes, 19 de julio de 2013

Buenos días. Luchar






Todo se puede vivir. No hay que parar de luchar. Todo se puede vencer. Cada minuto es una final que hay que jugar. Puedes ganar. Tienes que jugar bien, con sentido, con sabiduría, con arte. Para ganar, tienes que tener ganas de ganar. Cualquier inconveniente se puede superar. Nunca hay que convertir un momento en un pequeño suicidio. Hay que echarle valor. No se trata de temer, sino de querer ganar. Educa tu imaginación para que adivine la victoria. Educa tus costumbres para que conozcan la manera de llegar al éxito. No te frenes a ti mismo. Siempre se puede. Todo es posible. La victoria, si es posible, es al final más fácil de lo que parece. Es muy importante que quieras ganar. Es muy importante que quieras luchar. Todo es vencible. Todo lo puedes vencer. No te hundas nunca por una dificultad. Si los otros sufren por ti, es su problema. No sufras tú por ellos. Los problemas suelen ser menores de lo que tú te imaginas. Y lo más importante de todo: disfruta de la vida a cada instante.

martes, 11 de enero de 2011

Sencillez



Ahora se tarda menos tiempo en decir las cosas como son o como se sienten. A mí, por ejemplo, me ha costado muchos años decir que quiero a quien quiero. Hoy un alumno o una alumna te puede decir que te quiere con una facilidad espantosa. Pero esta facilidad también la tienen para intentar camelarte, para hacerte la pelota, para engañarte y para denunciarte ante la inspección porque, a pesar de haber respondido sólo a una de las cuatro preguntas del examen, de haber cometido 41 faltas de ortografía en lo que ha escrito, de haberse expresado de manera casi ininteligible y de haber suspendido con un 1, cree que debía haber aprobado. Hoy todo es mucho más sencillo, menos actuar como un ser humano, que eso siempre es muy complicado.