Mostrando entradas con la etiqueta ineptitud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ineptitud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de octubre de 2014

Buenas noches. Ostracismo




Un ministro manifiestamente inepto debería dimitir. Si no sabe que es inepto o se mantiene en su cargo por sus intereses particulares, debería ser cesado por quien lo nombró. Cualquier presidente de un gobierno que sea ciego y sordo a la ineptitud de un ministro y que lo mantenga en el cargo debería ser condenado al ostracismo. En la Grecia antigua, todos los años se votaba para ver si había que desterrar a alguien de la polis para mantener el bien público. Si se daba el caso, los ciudadanos escribían el nombre del que debería abandonar la polis en trozo de barro cocido (ostrakom). De ahí viene el término ostracismo

Buenas noches.

jueves, 14 de noviembre de 2013

¿Hay alguien sano?





Acabo de oír las declaraciones del responsable de la televisión de Castilla La Mancha, la que ha contado de manera tan 'edificante' el último caso de violencia de género, hablando de sicarios y de más violencia contra sus adversarios. Sigo viendo los efectos de la estancia de Ana Botella en la alcaldía de Madrid. Estoy convencido de que no son sólo unos ineptos. Hay, además, un componente moral que los hace infrahumanos. Es que ni los ciudadanos, ni los trabajadores, ni las personas les importamos nada a esta gentuza. Estos se han encaramado en el poder, engañando a la gente con menos defensas -o con más intereses-, para ir descaradamente a lo suyo, a atracarnos sin misericordia, a dar rienda suelta a su codicia a cualquier precio. Todo les vale porque ellos mismos no valen nada. Son un verdadero peligro para la sociedad. ¿Hay alguien sano en esta banda que responde a las siglas PP?

viernes, 29 de junio de 2012

La democracia está en peligro



He estado en un acto en donde había políticos y gentes del PP. Han dado muestras de una ineptitud impresentable. Están fuera del mundo, refugiados en una especie de cueva oscura en donde se creen que todos son como ellos, en la que se sienten fuertes y desde la que emiten una forma de estar que pretenden que sea la única. Practican una chulería que los delata como débiles y con la que se refieren a quienes no son de su cuerda monocorde como seres conflictivos. Engañan a los bobos y se creen que todos somos bobos. Probé hace tiempo el diálogo con alguno de ellos y desistí pronto al comprobar que tienen las neuronas calafateadas con brea para impedir que les entre algo distinto de lo que tienen y que les pueda hacer tambalearse. Organizan el mundo a su manera, sin que quepa ninguna otra distinta. Hoy guardé silencio todo el tiempo por no mancharme la mente. Uno, un carguito de medio pelo, tuvo la desfachatez de largar un discurso soso y aburrido sobre cómo la Comunidad de Madrid valoraba enormemente tanto la educación como el papel del profesor. Nadie le estaba atendiendo, pero a él le daba igual. Desaprovechó la oportunidad de decirle algo útil a los alumnos. Yo ya les he dicho a estos esclavos inconscientes que van pregonando sus sombras lo que me ha parecido cuando he tenido la oportunidad. Hoy opté por el silencio notorio y, en cuanto pude, me fui. Mi mundo no tiene nada que ver con el reino rancio que inunda esta caverna.

He vuelto a casa y me he encontrado con esto. 

Julio Somoano, director de informativos de TVE


Los diarios hablan de que el euro está en peligro, pero yo creo que lo que de verdad está pasando por momentos muy delicados es la democracia como estilo de vida.