Mostrando entradas con la etiqueta egopatías. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta egopatías. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de mayo de 2009

domingo, 10 de mayo de 2009

Egopatías / 16


Como no tenía nada interesante que hacer con su propia vida,


se dedicaba a inmiscuirse en la vida de los demás.




.

martes, 5 de mayo de 2009

El eco del ego


El eco se parece un poco al espejo porque te devuelve una imagen sonora que te hace ver no sólo que has dicho algo, sino que te permite comprobar lo que has dicho o, al menos, parte de ello.


Llevo varios post hablando de lo que he llamado egopatías, esto es, enfermedades del ego. Las entiendo como el aspecto psicológico del individualismo que poco a poco va metiendo como algo natural en la vida el neoliberalismo, esa ideología nefasta que no sólo defienden Esperanza Aguirre, Aznar, Bush, Margaret Thatcher y, antes, Reagan, sino un buen montón de los que tienen que ocuparse de sus dineros por encima de todas las cosas.


Me llegó diás atrás el eco del ego en un artículo que publicó Juan Cruz en El País del 26 de abril, titulado precisamente Ego. Recogía en él, sin llamarlas así, algunas egopatías con firma famosa, como, por ejemplo, una de Chateaubriand traída por Josep Ramoneda:

Se creía que estaba sordo porque no oía hablar de él.

Es una preciosa fotografía de muchos ciudadanos actuales que profesan este tipo de sordera vital.


Cita Juan Cruz un libro que, sin duda, promete: Literatos, del chileno José Palomo. Se recogen en él frases reveladoras del ego de los escritores, como la de Albert Camus, que dice:

La necesidad de estar en lo correcto es un signo de una mentalidad vulgar.

Todo esto del ego tiene una intención que para mí es clara. Estudiando el ego de los demás, puedo tener una idea más clara de mi propio ego y puedo tener más cuidado de no caer en alguna egopatía.

.

martes, 14 de abril de 2009

lunes, 13 de abril de 2009

Egopatías / 12

Cuanto más contundentes y absolutas eran sus afirmaciones, más crecía la sospecha de que no tenía ni idea de lo que estaba hablando.



.

domingo, 12 de abril de 2009

Egopatías / 11


Cuando se le hace una pregunta, nunca la responde, sino que suelta un discurso enorme sobre todo lo que hay alrededor. Pretende así que el que pregunta no sepa lo que sabe él, y que quede en cierto modo anulado. Cree que así manda él. Pero no tiene sentido del ridículo.

miércoles, 8 de abril de 2009

Egopatías / 10



No tenía ninguna gracia, pero tenía que hacerse el gracioso siempre, incluso con los temas más delicados.

martes, 7 de abril de 2009

Egopatías / 9



Lo que él decía creía que tenía un inmenso interés para los demás, pero lo que decían los demás no tenía nunca ningún interés para él.

domingo, 22 de marzo de 2009

jueves, 12 de marzo de 2009