sábado, 20 de septiembre de 2014

El aire de la libertad. 28



El Calendario de Bautista. 20/ 9 / 2013. Jim Croce





Tal día como hoy del año 1973 murió Jim Croce

Tienes más información aquí.


El finde, la ética. Qué es una norma



2. Qué es una norma

La semana pasada vimos una breve noción de la ética como un conjunto de normas racionales. Vamos a comenzar hoy aclarando qué es una norma.

Una norma es la manera que tenemos de llevar a cabo una acción o de conseguir un objetivo.

Por ejemplo, para abrir una botella de vino hay que seguir una norma, que es aplicarle un sacacorchos y extraer con él el tapón. Otro ejemplo: para tratar humanamente a las personas la norma más elemental es respetarlas y no ir en contra de sus derechos. 

Son, por tanto, formas de actuar para conseguir algo.

Puede haber varias normas para conseguir un mismo objetivo o para resolver una misma cuestión. Por ejemplo, si lo que se pretende es saber en dónde tenemos el músculo deltoides, lo podemos conseguir consultando un libro de anatomía, buscándolo en internet o preguntándole a algún profesional de la medicina.

¿Crees que podremos alcanzar algún objetivo sin seguir ninguna norma? ¿Te parece que podemos vivir alguna situación sin atenernos a ninguna norma?

Me gustaría que me respondieras aquí o enviándome un mensaje a la dirección mcetica@gmail.com Gracias.
Continuará...


Cristina del Valle. De San Sebastián a Tordesillas. Otras fiestas populares son posibles.



Te invito a leer el artículo de esta semana de Cristina del Valle en Cambio 16. Se titula De San Sebastián a Tordesillas. Otras fiestas populares son posibles

Puedes leerlo aquí.

Buenos días. Más fácilmente




Ten cuidado. La guerra se consigue mucho antes y mucho más fácilmente que la paz. 

Buenos días.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Buenas noches. Fracasos



Una guerra es un fracaso humano. Y la violencia. Y el odio. Y la venganza. Y la indiferencia. Y el hambre. Y la ignorancia. Y la injusticia. Y el machismo y todas las discriminaciones. Y todo lo que degrada a los demás y nos degrada a nosotros como seres humanos son fracasos humanos.


Buenas noches.

Los viernes, etimologías. Lek - Leg.



LEK – LEG.

Esta es una de las raíces más ricas y productivas de todo el Diccionario. Es una profunda raíz indoeuropea, y se puede detectar en las lenguas germánicas. En general significa re-coger, re-co-lec-tar (palabras que ya contienen esta raíz). Después cada lengua la usa con matices.

En latín LEGO significa leer, elegir. Y de él vienen lec-ción, lec-tura, atril (de lectorile); e-leg-ir, e-lec-ción, co-lec-ción; leg-ión (de legere, reclutar), di-lig-encia, neg-lig-encia e inte-lig-encia
(así la inteligencia, de intelligere, etimológicamente es la capacidad de coger, de elegir inter, entre distintos aspectos u opciones); ley, leal y legal (que son la misma palabra por derivaciones paralelas), leg-ítimo, leg-islatura, leg-islador y toda su familia (me refiero a la familia léxica, no a la familia sanguínea, la de los enchufes y privilegios), privi-leg-io, flori-leg-io, sacri-leg-io y sorti-leg-io; leña (de lig-no, madera que se recoge); leg-ar, co-leg-io, co-leg-a, de-leg-ado, re-leg-ar, etc.

Coger viene de col-lig-ere, derivado de lego, y tiene en Hispanoamérica el significado malsonante de joder, follar, del acto sexual. Al fin y al cabo la elección sexual es una elección muy importante, que hacemos en su momento. Había en latín un di-lig-ere, amar, del que no se ha creado en castellano el verbo, pero nos queda el participio di-lec-to, querido (demasiado culto), pre-di-lec-to, y los citados di-lig-ente y di-lig-encia. Diligencia es la virtud de escoger algo y hacerlo con esmero. Y además de ser la virtud contraria a la pereza, "contra pereza diligencia", también designó al
coche de diligencia, que al final se llamó simplemente diligencia, llegó al Oeste y da título a la gran película de John Ford.

En griego LEGO significa decir. Y de él derivan léx-ico, dis-lex-ia o ec-léc-tico. Con la alternancia E-O (típica de las lenguas indoeuropeas, la famosa apofonía), de lego deriva LOGOS, palabra o pensamiento. Es muy interesante que los griegos tuvieran el mismo término para palabra y para pensamiento, sugiere el paralelismo, o identidad, entre pensamiento y lenguaje. De logos derivan lóg-ica, pró-log-o, monó-log-o, diá-log-o o decá-log-o. Forma parte de los nombres de tantas y tantas ciencias, Geo-log-ía, Podo-log-ía o Teo-log-ía, y sus estudiosos, entomó-log-o, oto-rrino-laringó-log-o, también filó-log-o; log-aritmo (de logos más arithmós, número), si-log-ismo y anto-log-ía (colección de flores, anthos = flor, paralelo al latín flori-leg-io); y una muy curiosa, reloj, de horo-log-ion, estudio de las horas. Claro, logos está también en la palabra "etimo-log-ía".

El Calendario de Bautista. 19/ 9 / 2013. Nile Rogers





Tal día como hoy del año 1952 nació Nile Rogers

Tienes más información aquí.


Buenos días. Lo importante




Da igual lo que digas por las mañanas. Lo importante es que sonrías. 

Buenos días.

El hijo de la novia, en el Teatro Bellas Artes, de Madrid



Una pareja, su hijo, la novia del hijo, un amigo de la infancia y un camarero son los personajes de 'El hijo de la novia', función dirigida por Garbi Losada y que se estrenó ayer en el Teatro Bellas Artes, de Madrid, en donde permanecerá hasta el 2 de noviembre.

Todos están fuera de sí, aunque cada uno, a su manera. Todos tienen el centro de gravedad de sus vidas en otra cosa, en otro lugar, en otra persona. No es posible amar sin estar fuera de sí, pero tampoco es posible una vida humana si, por estar fuera de sí, se está vacío.

El hijo -Rafael-, interpretado por Juanjo Artero, está fuera de sí porque es víctima del estrés, de las prisas, de la angustia que le produce querer un mundo eficiente, única posibilidad vital que encuentra, pero en el que las personas caben sólo de una manera secundaria.

Su novia -Nati-, interpretada por Sara Cózar, va descubriendo esta deshumanización de la vida de Rafael y va notando cómo su propia vida se le va escapando, que va estando fuera de sí porque está cayendo en el vacío de una relación sin sentido ni futuro.

Tacho, interpretado por Mikel Laskurain, es el camarero del restaurante en el discurre la acción. Trabaja con eficacia, pero tampoco parece sentirse muy dueño de su vida.

Juan Carlos, interpretado por el mismo actor, ha perdido a su mujer y a su hija y anda buscando en sus raíces un lugar en el que poder encontrarse con él mismo.

Nino, el padre, interpretado por Álvaro de Luna, está también fuera de sí, pero no porque esté descentrado ni porque su vida no tenga un sentido, sino por todo lo contrario. Lleva 49 años viviendo con Norma, con quien no se casó por una cuestión de ideología. Su vida ha consistido en querer a su mujer, en procurar que fuera feliz siempre, en cuidar de ella. La vida de Nino está fuera de él porque se la ha entregado a Norma. Nino es el prototipo de la generosidad, del amor. Es el único personaje que parece discretamente feliz. Su hijo quiere un mundo más eficiente. Él quiere un mundo mejor.

Pero Norma, el personaje que interpreta Tina Sainz, tiene ahora la enfermedad de Alzheimer. Es una manera extrema de estar fuera de sí. Nino, no obstante, sigue queriéndola y cuidándola como lo ha hecho desde que están juntos. Norma no se entera de casi nada de lo que Nino hace por ella, pero él va a verla a la residencia porque la quiere y porque le gusta estar con la persona a la que ama. Nino quiere lo mejor para Norma y por eso, aunque ella no se dé cuenta de lo que le dice, quiere hacer real el deseo que su mujer siempre tuvo: que se casaran los dos en una iglesia. Entre situaciones de mucha risa y otras cargadas de emoción, se va imponiendo poco a poco la manera de entender la vida de Nino y la obra va alcanzando un final optimista y esperanzador.

El gran personaje de la obra, y posiblemente uno de los de la temporada teatral, es el que encarna Tina Sainz. Su Norma resulta creíble en todo momento porque está expresado con un enorme realismo y con una naturalidad que parece imposible de lograr. Todo ello es consecuencia, sin duda, del enorme talento de Tina Sainz, de un trabajo ímprobo en la concepción del personaje y de un proceso de concentración y de mentalización que comienza antes de la función y que permanece a lo largo de toda ella. Cada mirada, cada gesto, cada temblor de Norma son derroches interpretativos con los que el espectador puede experimentar un gozo estético y una emoción sin remedio.

El resto de personajes está a gran altura también. No conocía a Mikel Laskurain y me sorprendió gratamente. Hace un Juan Carlos lleno de humor y de efectos que logra con mucha naturalidad. Juanjo Artero, aquel niño de Verano azul, lleva el peso de toda la obra y hace que el espectador se emocione con él. Sara Cozar se luce en un papel de novia que pasa por diversos estados de ánimo. Álvaro de Luna, por fin, interpreta con su maestría habitual a un padre que sabe llevar con entereza los problemas que le rodean y las situaciones que se le presentan.


La obra se hace corta e invita a la reflexión posterior. Sobre todo, en mi opinión, por la actitud de amor que muestra el personaje de Nino, el padre, aunque las referencias a la situación actual y a las diversas maneras de estar en ella son también evidentes. A mí me hizo ver cuál era la mejor manera posible de estar fuera de mí.