martes, 14 de noviembre de 2017

Amaia Bakaikoa. Los sentimientos de la adolescencia



Entrevistada hoy en Boulevard de Radio Euskadi por Miriam Duque e Iñigo Lejarza Ortiz junto a Jorge Barrio Uribarri, director de la película “La Tercera Ley de Newton” que trata sobre esta cuestión.
En esta época de tránsito entre la infancia y la edad adulta, l@s adolescentes están llen@s de sentimientos y emociones muy intensas y cambiantes.
Cuestionan el mundo e intentan transformarlo con rebeldía.
Suelen sentir que nadie les comprende y buscan la reafirmación y la aceptación entre su grupo de iguales.
Y, al mismo tiempo, suelen entrar en conflicto o rebelión con la autoridad.
Paradójicamente, suelen aflorar grandes sentimientos generosos, altruistas o místicos , junto con otros más egocéntricos, megalomaníacos y de omnipotencia.
Sus intereses principales suelen tener que ver con: el amor, la atracción sexual, la amistad,el disfrute de la vida así como con inquietudes sociales, culturales o intelectuales.
En este momento vital se produce el descubrimiento del enamoramiento y la búsqueda del amor. Y los sentimientos sexuales y amorosos están a flor de piel con las hormonas en plena ebullición.
Todos sus ideales amorosos son proyectados en un ser del que se enamoran real o platónicamente como si vivieran una auténtica película.
Y a pesar de que esta generación ha sido educada con mayores dosis de igualdad de género, frecuentemente no los identifican y reproducen los micromachismos más crueles, basados en esa dañina mítica del amor romántico que ensalzan.
Las madres y padres debemos orientarl@s y acompañarl@s en este proceso con mucha empatía, tolerancia y flexibilidad. Y transmitir principios y valores éticos inculcando responsabilidad.
Pero siempre permitiendo que hagan su propio camino de crecimiento personal y creando un pensamiento crítico tan sano y necesario que les vaya ubicando en su lugar en el mundo.
Es esencial favorecer en casa un ambiente cálido, libertario y relajado donde es@ adolescente no tenga que sentir miedo ni vergüenza ante sus sentimientos, dudas o comportamientos..
Se trata de favorecer una comunicación positiva y en confianza; como un intercambio de sentimientos y de dudas y no como un interrogatorio policial.
Y ojalá que en ese viaje hacia tu madurez, es@ niñ@ que fuiste se sienta orgullos@ de la persona que finalmente eres hoy.
Y, además, siempre te quedará la música, que es la única que verdaderamente te entiende, baby...

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, de pie y calzado


Me encanta
Comentar