miércoles, 5 de abril de 2017

Soledad



Yo no puedo vivir sin ser crítico, es decir, sin pasar por una razón democrática y social lo que pienso, lo que hago y lo que veo. Creo que eso es lo humano, pero me limito a decir lo que siento yo. Y si uno se pone a criticar lo que observa, desemboca sin remedio en la soledad. No se trata de una soledad en la que no se tenga a nadie a quien querer ni que dejes de sentirte querido. Se trata de una soledad ante el mundo. El mundo se te queda como algo ajeno, distante, sin que puedas identificarte con casi nada ni con casi nadie. Es la soledad que mascas cuando ves que todo termina estando mal, que cualquier postura tiene sus inconvenientes serios. A pesar de esto, creo que tengo que seguir siendo crítico. La soledad esa en la que te abandonan los demás quizá se pueda sobrellevar con otras cosas, aunque te deje en la mente un poso imborrable.